Jaime Icho Kozak

  • Licenciado en Psicología, por la Universidad del Museo Social Argentino, en Buenos Aires (1973, Argentina) y por la Universidad Complutense de Madrid (1979, España).
    Leer más

Contacto

Telefono:
91 447 02 84 / 607 95 57 62

Correo:
jaimekozak@hotmail.com

Links de Interés

Psicologo y Psicoanalista


Presentación del libro JUGAR CON ELLA el 16 de noviembre de 2006 en la Escuela de Psicoanálisis Grupo Cero

     Buenas tardes, hoy presentamos JUGAR CON ELLA, tercer libro de poesía de Jaime icho Kozak, publicado por la Editorial Grupo Cero, en mayo de 2006.

      En el banquete de Platón, cuando a Sócrates le toca hablar del amor, dice hablaré por boca de Diótima. Y como autorretrato del oficio de Ella, mujer o poesía, rescato de Antonio Machado:” dejar quisiera mi verso, como deja el capitán su espada: famosa por la mano viril que la blandiera, no por el docto oficio del forjador preciada”.

    Sabemos que es el propio libro el que se presenta, y como significante que lo titula, el que representa al autor para otro significante.

   JUGAR CON ELLA, representa a Jaime Kozak para la poesía.

   Las diferentes lecturas del libro facilitan la presentación, desapareciendo todo rastro conocido, como escribe en uno de sus versos el autor. “los sentidos me buscan y no existen”.

    Inmerso en la tarea de hacer las cosas correctamente, visito los dos libros anteriores de poesía firmados por Jaime Kozak. “Artificios” publicado en 1993 y “Si me vieras...” de 1999. Con el que hoy presentamos, ya podemos decir dos cosas:

  1. Lo primero que tres libros hacen nudo:!artificios, si me vieras...,jugar con ella!
  2. La segunda cuestión es un acto: el poeta pasó de siglo, como señala en su poema “Interrupciones”:

“la distancia en amores presuntos
abre compuertas de oxígeno vital
y agota las flores”.

   Treinta y cinco poemas componen Jugar con Ella. “Lentamente escribo versos” y al poeta la poesía le va construyendo “Lo imposible”, a veces “El ciego combatiente”, otras “Marinero sin fin”, en algunas ocasiones “El ángel caído”  o “Hermoso de más”.

   El poeta sabe y no sabe que otro libro le ata y libera haciendo, como podemos leer en “Un quilombo macanudo”: Nudo de carne y papel; y en el mismo poema: Un nudo, nudo mundo, macaneada.
Jugar con ella, es un libro de sonidos, el poeta es jugado, los dados le tiran: como en el poema “El soldado”:

Dado al sol titubeante,
a explosiones vacilantes,
al níspero taladrado.

   Nietzche decía que las figuras retóricas son la esencia del lenguaje y, más allá de los desacuerdos, en éste libro son frecuentes: las aliteraciones, similicadencia, ironía, paranomasia...la mayoría de ellas, en éste jugar, son figuras retóricas del sonido, donde somos juguetes de nuestro pensamiento, como podemos leer en el poema que cierra el libro “En apariencia”:

En apariencia,
sólo quedan sonidos del viento en las ventanas.

   Sabemos con Freud y desde Menassa, que el poeta, es poeta porque no abandona el juego, no es que nos cuente sus fantasías, sino que lo que nos cuenta es cómo juega con las palabras. El poeta cuando juega siempre lo hace con la realidad.

   Un libro siempre tiene destinatario. La Poesía pone en circulación poemas, una Editorial libros y un poeta su voz, es decir los libros se escriben, publican, presentan, difunden y se leen.

  Para ir concluyendo, decir que tal vez el poema Macana, coagule como arma cargada de futuro, chanza del juego o embuste de apariencia, una latencia que atraviesa todo el libro:

Jugar sin mojarse
te aleja de dar en el clavo.

  Felicito a Jaime Kozak, y lo hago con los tres últimos versos que da título al libro “Jugar con ella, anatomía dislocada, humana voz”.

Carlos Fernández
Madrid